Ir al contenido principal

Lo que los escépticos sabían hace 100 años


La época de fin de año está marcada por reflexiones sobre el pasado, oportunidad que Daniel Loxton aprovecha para traernos una selección de citas de escépticos de hace más de 100 y 150 años, que traduzco a continuación.

La primera cita es de Phineas Taylor Barnum, tomada de su libro Humbugs of the World, de 1865:

Una clase de patraña de práctica habitual se vuelve necesaria por las exigencias de los pacientes. Se trata de dar buenas grandes dosis de algo con un olor y sabor horrible. Hay un montón de personas que no creen que el médico hace nada para ganarse su dinero, si no derraman cosas de color marrón o negro sucio [de] muy desagradable sabor. ... Se trata de una forma más leve de este mismo método dar lo que en la facultad se aprende a llamar placebo. Esto es algo que tiene la forma exterior de la medicina, pero es bastante inofensivo en sí mismo. Tal es una píldora de pan, por ejemplo; o un proyecto de agua de colores, con un poco de sabor desagradable en ella. Estos a menudo mantienen la imaginación del paciente yendo en la dirección correcta, mientras que la buena de la Dama Naturaleza está en silencio remendando los daños en "casa oscura del alma".

La segunda cita aparece en el libro Fact and Fable in Psychology, que Joseph Jastrow publicó en 1900:

La expectativa, o la atención expectante, es sin duda el más influyente de todos estos factores. Cuando se espera a un amigo, cualquier ruido indistinto se convierte fácilmente en el estruendo de las ruedas del carruaje; la madre oye en cada sonido el llanto de su hijo enfermo. ... En todas partes estamos aptos a percibir lo que esperamos percibir, en la percepción de la cual tenemos un interés. El proceso que llamamos "sensación", la obtención de evidencias a través de los sentidos, es dual en carácter, y depende de los ojos que ven, así como de las cosas que están presentes para ser vistas.

A mediados del siglo XIX, los escépticos también ya conocían de los sesgos que podía causar el movimiento involuntario, como lo describió el químico francés Michel-Eugène Chevreul en 1833, tras hacer varios experimentos con distintos péndulos zahoríes:

Eso me hizo pensar que muy probablemente un movimiento muscular que era desconocido para mí y estaba teniendo lugar era la determinación del fenómeno... así que pensé que si tuviera que repetir el experimento con una venda en los ojos, los resultados podrían ser muy diferentes de los que había observado . Eso es precisamente lo que sucedió

Hoy en día lo conocemos como efecto ideomotor y sabemos que es la explicación que se encuentra detrás de los movimientos de la ouija. Sorprendentemente, el término "efecto ideomotor" fue acuñado por el físico y zoólogo inglés William Benjamin Carpenter en 1852:

Así, el principio ideo-motor de la acción encuentra su lugar apropiado en la escala psicológica, la que, de hecho, estaría incompleta sin él. Y, cuando se reconoce una vez, se puede aplicar a la explicación de numerosos fenómenos que han sido fuente de perplejidad para muchos que han sido convencidos de su autenticidad, y que no podían ver ningún modo de reconciliarlos con las leyes conocidas de la acción nerviosa. Los fenómenos en cuestión son los que se han adjudicado recientemente a la acción de una "fuerza extraña", como, por ejemplo, los movimientos de la 'varita mágica' y la vibración de los cuerpos suspendidos del dedo; ambos de los cuales se ha demostrado claramente que dependen del estado de atención expectante por parte del intérprete, siendo retirada temporalmente su Voluntad de control sobre sus músculos por el estado de abstracción a la que se rinde su mente, y la previsión de un resultado dado siendo el estímulo que induce directa e involuntariamente los movimientos musculares que lo producen.

Todos sabemos que Harry Houdini fue un mago pionero en la exposición de charlatanes que explotaban los sesgos cognitivos y la facilidad con la que nuestras mentes son engañadas, y vemos en James Randi, Penn Jillette y Teller a sus sucesores naturales.

Pero la labor de pensamiento crítico de Houdini también contó con colegas escépticos contemporáneos, como el influyente mago amateur David Phelps Abbott, quien en su libro Behind the Scenes With the Mediums de 1907 ya identificaba el principio operativo del fenómeno conocido como ceguera perceptual:

Un mago una vez me comentó: "Si sólo puedo captar tu atención fijamente, un elefante puede pasar por detrás mío y no lo verás". Esto puede haber sido un poco fuerte, pero no tanto como podría suponer alguien que no es un intérprete. La atención es como el campo de visión — sólo puede concentrarse en una cosa a la vez.

Si alguien reporta un escrito en una pizarra, donde tomó sus propias pizarras, no las dejó escapar de sus manos, ni permitió que nadie las toque de cualquier manera, él seguramente está equivocado si está siendo honesto. Ha habido algo que ocurrió, y con lo que él no se relaciona, por el simple hecho de que se escapó de su atención en el momento — algo que a él le pareció un mero incidente, una cosita, un accidente, o que él no percibió en absoluto; pero que en realidad era el punto vital, ya que ocultó el truco. Este es el veredicto de todos los prestidigitadores de confianza que alguna vez han investigado el tema.

Algunos reconocerán este experimento — cuenten el número de pases que hacen los jugadores:



David Osorio
@Daosorios

(Originalmente en De Avanzada | Imagen: Psychology Pictures via photopin cc)

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…