3 de diciembre de 2014

La eliminación del Asesor Científico de la UE — por David Osorio



Los enemigos del progreso están felices porque la Unión Europea eliminó la figura de Asesor Científico, cargo que venía desempeñando maravillosamente Anne Glover.

El autor de la maniobra fue el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quien cedió a las presiones del lobby antitransgénico en cabeza de esa multinacional del crimen llamada Greenpeace.

Mark Lynas explica quiénes más también están celebrando:

Pero miren — ¿quién más está celebrando la decisión de abolir el cargo europeo de Asesor Científico? Los escépticos del cambio climático, que odiaban la asesoría igualmente precisa de Anne Glover sobre el grave peligro del cambio climático, tanto como los verdes la odiaban por sus opiniones científicamente precisas sobre los transgénicos. Parece que Greenpeace ha encontrado unos incómodos pero convenientes nuevos compañeros de cama.

Eso no tiene nada de raro, ya que los anticiencia eventualmente se iban a encontrar; es más, se habían demorado.

El lobby a Juncker no sólo pedía que se deshiciera del molesto cargo de Asesor Científico sino que, además, ofrecía 'soluciones' (llamémoslas así) — según Greenpeace y sus secuaces, la asesoría debería estar a cargo de ONGs... como ellos mismos:

Esperamos que usted como Presidente entrante de la Comisión decidirá no nombrar un asesor científico jefe y que, en cambio, la Comisión tomará su asesoría de una variedad de fuentes independientes, multidisciplinarias, con un enfoque en el interés público. Quedamos a su disposición si desea recibir explicaciones más detalladas de nuestras preocupaciones.

Dejar de basar la política pública en la mejor evidencia disponible y sustituirla por la ideología es una receta para el fracaso, que ya empieza a hacer estragos: el Parlamento Europeo aprobó la implementación de prohibiciones antitransgénicas indefinidas por parte de los países, sin necesidad de ofrecer una razón científicamente informada, y permitiéndoles desestimar los conceptos científicos independientes y de la EFSA.

Si Greenpeace y ExxonMobil van a aconsejar a la Comisión Europea sobre transgénicos y cambio climático, dentro de poco el Vaticano será el asesor en temas de homosexualidad, aborto, divorcio y células madre (de estas igual también ponen a Greenpeace).

David Osorio
@Daosorios

(publicado originalmente en De Avanzada | Imagen: Eugene Regis via photopin cc)

No hay comentarios:

Publicar un comentario