10 de diciembre de 2014

Nobel de Medicina denuncia satanización de transgénicos



El Congreso de Biotecnología que se llevó a cabo esta semana en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana empezó de forma muy interesante:

El premio nobel de Medicina Richard J. Roberts acusó este lunes a los intereses políticos de algunos partidos, sobre todo ecologistas, de "satanizar" los alimentos transgénicos, cuando no existen evidencias científicas sobre sus prejuicios para la salud y "son una solución para combatir el hambre en el mundo".

Roberts, que inauguró este lunes un congreso de Biotecnología en La Habana, indicó que "no hay ni una sola escuela científica en el mundo que encuentre peligrosos para la salud los organismos genéticamente modificados (OGM)".

Roberts recordó que la carencia de alimentos es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad en los próximos años, "mayor que las guerras o las enfermedades", ante el previsible aumento de la población, que afectará únicamente los países en vías de desarrollo, no a los desarrollados.

Sobre la campaña para demonizar estos organismos, Roberts dijo que esos mensajes provienen fundamentalmente de la Unión Europea, que ha prohibido este tipo de cultivos como parte de una "estrategia política" para evitar que multinacionales como Monsanto controlen la distribución de alimentos en su territorio.

"Es algo muy peligroso, incluso trágico", señaló Roberts, ya que lanzan ese mensaje también a los países en vías de desarrollo, donde sí que necesitan los cultivos transgénicos para cumplir con la demanda de alimentos de sus habitantes.

El nobel responsabilizó a los partidos verdes y organizaciones ecologistas como Greenpeace de encabezar esa corriente de opinión contraria a los transgénicos, mientras "millones de personas mueren todavía por falta de alimentos".

"Debería considerarse un crimen contra la humanidad y deberían enfrentar un juicio contra los tribunales internacionales por ello", aseveró este científico que obtuvo el Nobel en 1993 por su trabajo sobre los intrones, fragmentos de ADN que no contienen información genética. "Necesitamos más ciencia dentro de lo político y menos política en el mundo de la ciencia", añadió.

Que la denuncia se haga en Cuba es aún más curioso — el régimen castrista será una pesadilla, pero incluso ellos saben distinguir entre tecnología y modelo de negocio, al punto de que en Cuba se realiza investigación transgénica (como bien señala mi amigo JM Mulet).

Y Roberts pudo haber ido más lejos: el escenario era más que ideal para exponer que esa agenda ideológica anticientífica está al servicio de los intereses económicos de la industria 'orgánica', que ven en los transgénicos una amenaza a su modelo de negocio — vamos, que lo que venden como resistencia al neoliberalismo realmente no es otra cosa que propaganda para deshacerse de la competencia y asegurar un monopolio en el mercado.

Agencia Sinc tiene las palabras de Roberts en video (no se puede incrustar).

David Osorio
@Daosorios

(publicado originalmente en De Avanzada | vía Xataka Ciencia | Imagen: Toffee Maky via photopin cc)

No hay comentarios:

Publicar un comentario