Ir al contenido principal

¿Puede un joven israelí reprochar a Hitler? Autor: Gabriel Andrade

     Soy nieto de emigrantes españoles. Mi abuelo vino a Venezuela en 1957, una época muy negra para España, y muy prometedora para Venezuela. Fue comprensible que él, junto a muchos otros, cruzara el charco. Hoy, en 2014, si bien España atraviesa algunos problemas, es un país con muchísimo mejor nivel de vida que Venezuela, un país en franco deterioro. En función de esto, a veces le reprocho a mi abuelo que nunca debió haber venido a Venezuela, pues su decisión dejó a sus descendientes en una mala situación. Pero, mi abuelo inmediatamente me responde que, si él no hubiera venido a Venezuela, yo no hubiera nacido, pues mi madre nunca habría conocido a mi padre (ambos venezolanos).

            El argumento de mi abuelo parece muy burdo, pero ha sido planteado con mucha seriedad por el filósofo Derek Parfit, y de ello se derivan implicaciones muy incómodas. Bajo este argumento, una generación no puede reprochar a las antiguas generaciones de haber heredado un problema. Pues, fueron las propias acciones de la antigua generación las cuales, además de haber generado el problema, crearon las condiciones para que la generación actual existiera.
            Un joven israelí, nieto de sobrevivientes del Holocausto, debe a los nazis su existencia. Si su abuelo no hubiese sido enviado a Auschwitz, seguramente hubiese tenido una vida feliz en Polonia. Pero, en Polonia, jamás habría conocido a quien luego fue su esposa (a quien, supongamos, conoció en el campo de concentración, y ella era oriunda de Lituania). Y, si jamás habría conocido a su esposa, el judío en cuestión nunca habría nacido. Así pues, este israelí no tiene nada que reclamar a los nazis; antes bien, debería ver que, gracias a sus acciones, él existe. Quizás sea necesario hacer una estatua a Hitler en Tel Aviv, pues gracias al Fuhrer, hoy existen esos millones y millones de judíos descendientes de sobrevivientes del Holocausto.

            Como corolario, pareciera que no tenemos obligaciones para dejar un planeta limpio a nuestros descendientes. Pues, nuestras acciones destructivas habrán propiciado que ellos, y no otros, vinieron a existir. O, en todo caso, nuestros descendientes no tendrán autoridad para culparnos de haberles dejado el planeta en malas condiciones, pues si hubiésemos hecho algo distinto a lo que hicimos, ellos no hubieran nacido. Así, no hay responsabilidades inter-generacionales.  
            El argumento parece una aberración. Pero, como tantos otros que se plantean en filosofía, no tiene fácil refutación. Es indiscutible que, si el pasado hubiese sido distinto a como fue (siquiera en un mínimo detalle), hoy yo no existiría. La noche en que mis abuelos concibieron a mi madre, tuvieron relación sexual a las 9.00 pm. Pero, supongamos que no hubiera tenido relación sexual a esa hora, sino a las 8.45 o a las 9.15. En ese caso, muy probablemente, el espermatozoide que fecundó el óvulo de mi abuela no hubiera llegado, sino más bien otro espermatozoide. Y así, mis abuelos hubieran concebido, pero esa niña (o niño) no habría sido mi madre.
    Por ende, si consideramos que nuestra vida vale la pena vivirla (no todas las personas tienen ese privilegio, pero la mayoría sí), entonces debemos estar agradecidos con todo lo que ha ocurrido antes de nuestro nacimiento, incluyendo las atrocidades de la historia. Pues, si estas cosas no hubieran ocurrido, no estaríamos vivos. Como en el efecto mariposa, un ligero cambio en la historia habría alterado las cosas, y el espermatozoide que fecundó al óvulo del cual emergió mi embrión, no habría llegado nunca.
     Si bien Parfit no es muy dado a ofrecer respuestas (su fama filosófica está más en plantear preguntas, en vez de responderlas), al menos ha intentado darle la vuelta al argumento. Una posible respuesta es que la moral no trata propiamente de relaciones interpersonales y de consecuencias, sino de deberes intrínsecos. En otras palabras, una posible refutación del argumento consiste en asumir una ética deontológica: la distinción entre lo bueno y lo malo no depende de las consecuencias derivadas, sino de la naturaleza del acto en sí.
     Ciertamente, el Holocausto propició que el israelí del ejemplo exista, pero eso de ninguna manera libera de responsabilidad a Hitler. El Holocausto pudo haber tenido la consecuencia positiva de haber propiciado la existencia del israelí en cuestión. Pero, precisamente, las acciones morales no pueden juzgarse exclusivamente sobre la base de las consecuencias. El Holocausto fue un acto intrínsecamente malo, y así debe asumirse. No obstante, si queremos evitar el problema que apunta Parfit, pareciera que debemos prescindir, al menos parcialmente, de la ética consecuencialista, y asumir una moral basada en el deber intrínseco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

La hipocresía a veces se acompaña de Mariachi.

Por miguelangelgc (@miguelangelgc)

El mariachi es una tradición musical (y/o género típico) del occidente de México que se remonta aproximadamente al siglo diecinueve (Wikipedia). El grupo musical es compuesto regularmente por ocho músicos quiénes, en su habitual manera de cantar, engalanan las fiestas mexicanas además de ser el género al que recurrimos los mexicanos cuando queremos pistear (tomar) en plan de despecho. 
Pero a su vez, por estar tan perneado en la cultura mexicana, las despedidas célebres, las fiestas patrias o eventos especiales suelen estar acompañados al son de Mariachi
Y es precisamente por eso último que toma nombre, y forma, mi artículo de esta semana.

Antes quisiera emitir una disculpa por publicar un día después pero cuestiones de trabajo, y llegar a casa full, hicieron imposible acudir puntual a mi cita. Espero no fallar próximamente. 
Como suelo ser una persona algo inquieta tengo la oportunidad de vivir y presenciar diferentes eventos, desde los más mundanos h…