Ir al contenido principal

¿Puede un joven israelí reprochar a Hitler? Autor: Gabriel Andrade

     Soy nieto de emigrantes españoles. Mi abuelo vino a Venezuela en 1957, una época muy negra para España, y muy prometedora para Venezuela. Fue comprensible que él, junto a muchos otros, cruzara el charco. Hoy, en 2014, si bien España atraviesa algunos problemas, es un país con muchísimo mejor nivel de vida que Venezuela, un país en franco deterioro. En función de esto, a veces le reprocho a mi abuelo que nunca debió haber venido a Venezuela, pues su decisión dejó a sus descendientes en una mala situación. Pero, mi abuelo inmediatamente me responde que, si él no hubiera venido a Venezuela, yo no hubiera nacido, pues mi madre nunca habría conocido a mi padre (ambos venezolanos).

            El argumento de mi abuelo parece muy burdo, pero ha sido planteado con mucha seriedad por el filósofo Derek Parfit, y de ello se derivan implicaciones muy incómodas. Bajo este argumento, una generación no puede reprochar a las antiguas generaciones de haber heredado un problema. Pues, fueron las propias acciones de la antigua generación las cuales, además de haber generado el problema, crearon las condiciones para que la generación actual existiera.
            Un joven israelí, nieto de sobrevivientes del Holocausto, debe a los nazis su existencia. Si su abuelo no hubiese sido enviado a Auschwitz, seguramente hubiese tenido una vida feliz en Polonia. Pero, en Polonia, jamás habría conocido a quien luego fue su esposa (a quien, supongamos, conoció en el campo de concentración, y ella era oriunda de Lituania). Y, si jamás habría conocido a su esposa, el judío en cuestión nunca habría nacido. Así pues, este israelí no tiene nada que reclamar a los nazis; antes bien, debería ver que, gracias a sus acciones, él existe. Quizás sea necesario hacer una estatua a Hitler en Tel Aviv, pues gracias al Fuhrer, hoy existen esos millones y millones de judíos descendientes de sobrevivientes del Holocausto.

            Como corolario, pareciera que no tenemos obligaciones para dejar un planeta limpio a nuestros descendientes. Pues, nuestras acciones destructivas habrán propiciado que ellos, y no otros, vinieron a existir. O, en todo caso, nuestros descendientes no tendrán autoridad para culparnos de haberles dejado el planeta en malas condiciones, pues si hubiésemos hecho algo distinto a lo que hicimos, ellos no hubieran nacido. Así, no hay responsabilidades inter-generacionales.  
            El argumento parece una aberración. Pero, como tantos otros que se plantean en filosofía, no tiene fácil refutación. Es indiscutible que, si el pasado hubiese sido distinto a como fue (siquiera en un mínimo detalle), hoy yo no existiría. La noche en que mis abuelos concibieron a mi madre, tuvieron relación sexual a las 9.00 pm. Pero, supongamos que no hubiera tenido relación sexual a esa hora, sino a las 8.45 o a las 9.15. En ese caso, muy probablemente, el espermatozoide que fecundó el óvulo de mi abuela no hubiera llegado, sino más bien otro espermatozoide. Y así, mis abuelos hubieran concebido, pero esa niña (o niño) no habría sido mi madre.
    Por ende, si consideramos que nuestra vida vale la pena vivirla (no todas las personas tienen ese privilegio, pero la mayoría sí), entonces debemos estar agradecidos con todo lo que ha ocurrido antes de nuestro nacimiento, incluyendo las atrocidades de la historia. Pues, si estas cosas no hubieran ocurrido, no estaríamos vivos. Como en el efecto mariposa, un ligero cambio en la historia habría alterado las cosas, y el espermatozoide que fecundó al óvulo del cual emergió mi embrión, no habría llegado nunca.
     Si bien Parfit no es muy dado a ofrecer respuestas (su fama filosófica está más en plantear preguntas, en vez de responderlas), al menos ha intentado darle la vuelta al argumento. Una posible respuesta es que la moral no trata propiamente de relaciones interpersonales y de consecuencias, sino de deberes intrínsecos. En otras palabras, una posible refutación del argumento consiste en asumir una ética deontológica: la distinción entre lo bueno y lo malo no depende de las consecuencias derivadas, sino de la naturaleza del acto en sí.
     Ciertamente, el Holocausto propició que el israelí del ejemplo exista, pero eso de ninguna manera libera de responsabilidad a Hitler. El Holocausto pudo haber tenido la consecuencia positiva de haber propiciado la existencia del israelí en cuestión. Pero, precisamente, las acciones morales no pueden juzgarse exclusivamente sobre la base de las consecuencias. El Holocausto fue un acto intrínsecamente malo, y así debe asumirse. No obstante, si queremos evitar el problema que apunta Parfit, pareciera que debemos prescindir, al menos parcialmente, de la ética consecuencialista, y asumir una moral basada en el deber intrínseco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…