Ir al contenido principal

Secesión sin nacionalismo: a propósito de Escocia

En varias ocasiones he debatido (con Roberto Augusto y otros) sobre el derecho a secesión. Y, por regla general, los interlocutores siempre reducen el derecho de la secesión a una dimensión nacionalista: región X puede separarse de país Y, si y sólo si, región X constituye una nación aparte, con una identidad firme, una historia aparte, una lengua propia, etc. Así, quienes se oponen, por ejemplo, a la secesión catalana, suelen decir que Cataluña siempre fue parte integral de España, o que el catalán no es propiamente una lengua, sino apenas un dialecto derivado del castellano, o que los nacionalistas catalanes han exagerado y construido artificialmente las diferencias culturales, etc.

          Yo simpatizaría con la secesión del Zulia respecto a Venezuela, pero de nuevo, quienes se oponen a este proyecto, continuamente me recuerdan que las diferencias culturales entre zulianos y el resto de Venezuela son muy pequeñas, que la vocación separatista zuliana es muy reciente y ha sido alimentada por poderes extranjeros, etc.
          Cuando respondo que Hispanoamérica y España tenían culturas similares y hablaban la misma lengua, pero que con todo, hubo justificación para la secesión, se me suele objetar que Hispanoamérica fue forzosamente incorporada al imperio español, y eso sí justificó la gesta independentista. A mí no me convence esto. Casi todos los países han conformado sus fronteras con alguna forma de conquista violenta (y la anexión de Cataluña al resto de España no es excepción).
          Pero, incluso, hay países que no fueron anexados forzosamente, y hoy se ve con simpatía sus reclamos secesionistas. El progresismo internacional ve con buenos ojos la hipotética secesión escocesa. Escocia se unió sin conquista (y, en cierto sentido, voluntariamente, aunque no hubo plebiscito) a Inglaterra en el siglo XVII. Y, como muy bien advierten los propios secesionistas escoceses, en su reclamo no hay ninguna dimensión nacionalista. Los escoceses son muy parecidos a los ingleses; su parecido es incluso, diría yo, mayor que el que los zulianos tienen con el resto de los venezolanos. En el próximo referéndum, Braveheart y toda la mitología nacionalista está ausente en la campaña secesionista. Su verdadero motivo es sencillamente económico y político: a los escoceses no les gusta cómo se está gobernando desde Londres, y además, opinan que el gobierno tiene una tremenda depredación fiscal.
          Los secesionistas no están alegando que su identidad cultural está en peligro, que no les dejan hablar su propia lengua, o que se está perpetrando un genocidio. A ellos les viene sin cuidado el nacionalismo clásico. Su preocupación es mucho más pragmática: dinero y poder. Ahora bien, si el progresismo internacional apoya este movimiento, entonces debe quedar claro que los movimientos secesionistas no necesitan una justificación nacionalista, ni tampoco la corrección de injusticias pasadas. Antes bien, cuando un colectivo decide separarse, por los motivos que sean, debe accederse a esa petición, a través de una consulta plebiscitaria.
          Esta es la teoría secesionista que a mí me parece más justa: la plebiscitaria. La secesión no necesita justificaciones nacionalistas. La única justificación necesaria es, sencillamente, la autodeterminación, y el deseo que cada pueblo tiene. Mis debatientes me suelen reprochar que esto llevaría a un escenario en el cual, cada vez que una aldea se quiera separar, invocaría el derecho de autodeterminación, y se separaría. A esto yo respondo: sí, ¿y qué? Si la aldea cree que ella puede sobrevivir por cuenta propia, debemos respetar su decisión de separarse. Si, después de la secesión escocesa, un pequeño municipio desea separarse del nuevo país Escocia, ¿por qué ha de impedírselo el gobierno escocés?
          Esta decisión, me temo, es propia de los territorios que pretenden la secesión. Los otros territorios no tienen nada que decir al respecto. Habría sido absurdo que los habitantes de Madrid en 1810 hubieran decidido si Venezuela se separaba o no del imperio español, como es también absurdo que los londinenses voten en el referéndum escocés. Hay, es verdad, el problema de que para lograr alguna secesión, es necesario violar la constitución del respectivo país, si ésta prevé inviolabilidad de la integridad del territorio. Pero, a mí me parece tremendamente injusto que una constitución incorpore un principio como ése, pues de un plumazo, elimina el derecho de autodeterminación a los pueblos. ¿Podríamos imaginar negar el derecho a la autodeterminación tibetana, por el mero hecho de que, en un futuro, los chinos redacten una constitución en la cual se dice que el Tíbet es una provincia china, y que no hay derecho a la secesión? Aun si, además del resto de los chinos, los tibetanos votaren en un referéndum para esa constitución, sería terriblemente injusto suprimir el derecho de autodeterminación de los tibetanos con un plumazo.
          El progresismo internacional apoya la secesión escocesa, entre otras cosas, por el hecho de que se ve como una descolonización más, y en este caso, muy significativa, pues se trata del desmembramiento de lo que queda del odioso imperio británico. Pero, el progresismo internacional debería ser más consistente en sus principios, y debería apreciar que esto también rige a muchas otras causas secesionistas que son odiosas a la propia izquierda. Pienso, especialmente, en el proyecto secesionista de Santa Cruz en Bolivia, y el del Zulia, en Venezuela.
Aun si los zulianos no tenemos una verdadera identidad nacional separada de Venezuela, no somos ciudadanos de segunda, y no fuimos forzosamente anexados a Venezuela, con todo, tenemos el privilegio de proponer la secesión para evitar que nuestro petróleo e impuestos se vayan a Caracas, y para evitar seguir siendo víctimas de los desaciertos del actual gobierno venezolano, que dicho sea de paso, atraviesa una crisis de legitimidad. Si los escoceses pueden hacerlo, sin tolerar que los ingleses los llamen traidores a la patria y fascistas, ¿por qué no podemos tener nosotros los zulianos ese privilegio?

Gabriel Andrade
 

Comentarios

  1. Completamente de acuerdo. Ya era hora de un artículo así sobre este tema. Lo que ha pasado en el Reino Unido (auténticamente y dignamente unido) es bueno para la democracia y para el empoderamiento político de la gente. Esta metodología de decisión debería ampliarse a la mayoría de campos políticos posibles.
    Por otro lado en estos temas se esgrimen sin parar dos falacias notables. En primer lugar la de quien es el sujeto que debe votar, ¿todo el país o la parte que aspira a separarse? Incluso en la democracia hay trampas y aquí hay una muy evidente. Se escudan en que para cambiar algo debes tener mayoría, pero ocultan que en la mayoría de casos esa mayoría no es posible. El territorio que se quiere independizar, ni que todos sus habitantes se pusieran de acuerdo siempre sería minoría respecto al global. Todos los catalanes juntos no suman ni el 20% de la población española. ¿Qué ciudadanos de fuera del territorio que pretende separarse votaría a favor de eso? Pocos. Por muy demócratas que sean y por ejemplo estén a favor de “dejar votar”, ellos a título personal votaran NO porque no les beneficia en nada el sí. Los territorios que se quieren separar en todos los casos poseen riqueza por lo tanto nadie sensato se los quiere quitar de encima. Una excepción a eso fue Eslovaquia, la parte pobre de Checoslovaquia, que se separó sin problemas ¿nos sorprende? Hay una imposibilidad real de conseguir una mayoría en todos estos casos, por lo tanto el criterio de la mayoría general del país integro es utópica.
    La segunda falacia, esta es más absurda si cabe, es la de que permitir una secesión supondría una concatenación de secesiones hasta hacer tantos estados como viviendas familiares. Parece ser que hay gente que no tiene bastante en que se le remarque la absurdidad estirando la falacia hasta esos límites. En primer lugar coincido con el autor que ante cualquier aspiración la respuesta debe ser neutra. Es decir, un territorio aún más pequeño se quiere independizar, ¿y qué? Yo añadiría, hablemos. Mientras el territorio tenga sus universidades, hospitales, medios de producción de riqueza y a sus habitantes no les moleste estar en el extranjero con un breve paseo ¿por qué no? Que la gente no es tan tonta. Utilizar ese argumento es faltar a la inteligencia del personal.
    Cuando tiendes cables de comunicación, permites, seduces, convences, tienes las de ganar. Hoy lo hemos visto. Cuando escupes a la cara, prohíbes y te escondes en las faldas de una constitución redactada en parte por los militares y aprobada por la población coaccionada, perderás.
    Saludos
    P.D: El posmodernismo ¡vaya timo!, espectacular, en mi opinión el mejor de la colección.

    ResponderEliminar
  2. Cuando para lograr una secesión se recurre al insulto, al odio, al aleccionamiento en las escuelas, a separar, a montar toda una cadena propagandística a favor de una sola postura, a mentiras, medias verdades, falseando la historia etc. etc. se ha perdido la base de la razón y la empatía de los otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, todo esto que escribes lo copias solo cambiando "para mantener una unión" en vez de "para lograr una secesión" y tienes un comentario igual de representativo sobre el otro bando. En ambos se hacen estas cosas, hay que ver en qué grado, si hay equivalencia de fuerzas, quien dice esas cosas, etc. Tu comentario viene a describir la obviedad de la imperfección en estos procesos, aunque estrepitosamente sesgada solo hacia el más débil.

      Eliminar
    2. David, no estoy hablando de redes sociales, ni de opiniones de extremistas de cualquier color, estoy hablando de jefes locales, dirigentes, personajes públicos, TV3, etc. Si es como dices, dame datos concretos donde se insulte, se aleccione en colegios, se mienta, etc. y cambiaré mi opinión.

      Eliminar
  3. Veo que no has comprendido mi segundo mensaje. O quizás no lo quieres entender. El esfuerzo que requiere aceptar la realidad de la más que evidente semejanza y universalidad de estas conductas en ambos polos es mucho menor al esfuerzo que requiere que yo te busque ejemplos concretos al alcance de todo el que quiera encontrarlos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…